Para comenzar, ¿Qué es la electricidad estática? Pues sencillamente se trata de aquella fricción que puede producirse con el simple hecho de caminar sobre una alfombra, dicha fricción puede producir un tipo de energía el cual se le llama estática. Debido a que permanece almacenada o latente hasta que la persona la elimina por medio de un choque estático al contacto. Ahora en el caso de que trabajes en un lugar donde se acumule mucha electricidad de forma estática puede llegar a ser de gran peligro. De hecho por mínima que sea una chispa, no solo puede ser peligroso para las personas, sino también para maquinarias que sean sensibles a la electricidad. De hecho puede significarse un gran peligro en aquellos lugares donde hay gases inflamables o productos químicos. En estos casos, algo tan insignificante como una pequeña chispa podría significar un incendio o explosión. Poniendo así el riesgo de muchas personas.

He aquí donde es de vital importancia la instalación de un piso antiestático. Los cuales como su nombre lo dice, se caracterizan por no ser conductores de electricidad. Siendo así los ideales a la hora de proteger todos aquellos equipos o maquinarias que sean sensibles a la estática. Disminuyendo así notablemente la probabilidad de que ocurra algún accidente. Y por lo tanto aumentando la seguridad e integridad de las personas que circulen por dichas áreas donde se encuentren estas maquinarias. Todo gracias a la efectividad con que este tipo de superficies disipan la electricidad estática antes de que esta pudiese ser transmitida. Razón por la cual no es de extrañar que se trate de un acabado de piso lo suficientemente importante como para tener en cuenta en espacios específicos. Con el fin de prevenir cualquier estrategia que podría ser producto de un accidente que fácilmente se puede prevenir.