No cabe duda que a la hora de que un intruso desee entrar a un lugar sin autorización del propietario. La cerradura es lo que precisamente evitará el fácil acceso de cualquiera. Brindando así un espacio de seguridad. Por su puesto también es importante el tipo que poseas, ya que para nadie es un secreto que en la actualidad se cuenta con una gran variedad de productos. Y las cerraduras no son la excepción. La idea sencillamente se trata de hacerle el ingreso sumamente difícil a cualquier posible intruso, de esta manera nuestro hogar o negocio no será la primera opción en la mente de estos antisociales.

Tipos de cerraduras

  • Sistema doble. Se trata de un tipo de cerradura que permite el bloqueo por ambos lados de la puerta. Lo que es bastante eficaz, especialmente para aquellas personas que requieren bloquear su puerta de esta manera.
  • De forma estética. Como su nombre lo indica, se enfoca precisamente en la presentación. Por lo general se tratan de cerraduras que tienen un toque antiguo. Lo que les permite el destacar en medio de tantos modelos. además da un toque único a la puerta, siendo no solo un eficiente sistema de seguridad. Sino que también se convierte en un perfecto accesorio que da una buena presentación del lugar.
  • Con mecanismo de deslizamiento. Aquí la principal ventaja encuentra en el hecho de que indiferentemente requieren el uso de una llave. El mecanismo es realmente sencillo, consiste en insertar la llave para alinear los pines y de esta forma liberar el cerrojo.
  • Invisible o electrónica. Se trata de un novedoso tipo de cerradura que utiliza lo último en tecnología. La novedad radica en que se sustituye el uso de una clásica llave por el uso de un mando, similar al de los vehículos. además posee un sistema de encriptado que realmente dificulta el sacar un duplicado del mismo.